16 de febrero de 2013

RetailVintage. Shopping Experience by Zola

Comprar y vender. Dos conceptos que cambian de forma radical con el nacimiento en Paris de Bon Marché y con él de los primeros grandes almacenes, con prácticas comerciales hasta entonces nunca vistas. Precios bajos, márgenes reducidos, envío a domicilio, venta por correo, rebajas o cambio de productos. Todo con filosofía comercial de alta rotación de stocks y venta en volumen ¿En 1852? Pasen y vean.

Bon Marché 2012. Espectacular puesta en escena 160 aniversario. Foto Muebleando

Desde el principio de los siglos, filósofos, economistas y hombres de estado, han reprobado el consumo y sus excesos. Platón predicaría por la ciudad lejos del mar para evitar desear las cosas que transportaban los barcos. Herbert Marcuse, el filósofo y sociólogo alemán, denunciaría su poder anulador de mentes. Muy a su pesar, el consumo es anhelado, seguido y practicado, como si de una religión se tratase, por las sociedades orientales y occidentales, desde la Revolución Industrial.

Emociones hoy, emociones ayer. El escritor naturalista francés Emile Zola lo describe en Au Bonheur des Dames (1883). .El mismo título lo dice todo. La Felicidad de las Mujeres (Damas). Un clásico. Novela mitad ficción, mitad realidad, en torno al origen de la que sería la primera revolución comercial. El nacimiento de las grandes catedrales del comercio, el gran almacén.

El shopping experience de hoy, instalado ya en la tradicional sociedad parisina del diecinueve. Se trata de seducir, dice Zola, de dar visibilidad al poder de atracción de los productos como objetivo primero. En la publicidad, en la colorista cartelística en el exterior, en los lujosos edificios, adornos o decorados arquitectónicos dentro de la tienda. Semanas blancas, quincenas orientales, teatralización de los espacios. ¿Les suena? Mil formas de emoción, de seducción, para un lujo ficticio, no en vano eran almacenes de precio bajo orientados a las clases populares.

Fue la primera gran revolución comercial. Vista ahora, que nos enfrentamos a la tercera, la Era Digital (de la segunda, el hipermercado, hablaremos en otro momento) nos lleva a apostar por la Innovación que ponga el acento en el cliente. La fórmula Bon Marché, criticada, discutida, polémica, funcionaba. Se extendió como la pólvora. Marshall Field's en Chicago, McCreary's y Abraham & Strauss en Nueva York, Selfridges, en Londres. En España, los primeros en instalarse serían los Almacenes Capitol, en Barcelona y los Madrid-Paris en la capital. Llegarían también Simago, Simeón, Almacenes Arias y Celso García. Hasta los definitivos líderes, Galerías Preciados y El Corte Inglés. 

Y estaba el “precio único”. Práctica comercial impuesta por Woolworth "todo a 5 ó 10 centavos", en 1879, que daría origen a los llamados almacenes populares en América con su réplica en España en  los ya extintos Almacenes SEPU (Sociedad Española de Precio Único). Fórmula imitada, "precio único" concluyendo el pasado siglo por cadenas de especialistas como Massimo Dutti, Don Algodón o Artesanos Camiseros, bien clonada por los comerciantes de origen chino en su pasados  todo a cien.

Los creadores de aquellos grands magasins o “department stores añadirían cada vez mayor número de servicios, convirtiendo la compra en un acto lúdico y social. El paso de “comprar” a “ir de compras” significaría la primera libertad individual de las mujeres “igual de perniciosa que la bebida o el tabaco para los hombres” Exposiciones de pintura , recuperadas hoy en El Corte Inglés o algunos Centros Comerciales. Salas de lectura con periódicos y revistas de consulta gratuita en “Bon Marché”. Lujoso restaurante o cursos gratuitos de pintura o clases de bicicleta en Macy’s.  O el más allá en Wanamaker, con galería de arte, gabinete de lectura, bar, estafeta de correos o un enorme auditorio con mil localidades.  ¿No recuerda todo más de siglo y medio después a las nuevas formas de hacer retail?

La novela de Zola, fue el primer libro que cayó en mis manos que explicaba, de forma amena y literaria, los conceptos que giran sobre el comercio moderno. Rotación y rotura de stocks, precios, márgenes y venta con pérdida, política de surtido, merchandising y puesta en escena. La mejor mención la encontraría en un número de “Revista de Occidente” dedicado al Consumo, con prólogo de Guillermo de la Dehesa, del que extraigo parte de las citas que aquí figuran.

Hacerme con Au Bonheur des Dames sería complicado. No existía aún - años noventa- amazon.com o  abebooks.com. Ahora puede conseguirse en primera y última edición, en formato de bolsillo o en edición de lujo, en francés, su idioma original, inglés, español (El Paraíso de las mujeres) y otras lenguas vernáculas. Un clásico que no debe faltar en la biblioteca del retail. Que puede explicar el por qué estamos hoy aquí, de nuevo, hablando de los secretos del consumo, de shopping, emociones y experiencia de compra. Apostando por la Innovación, por el futuro, con su tono vintage y su retorno al pasado. 



8 de febrero de 2013

Omnichannel. Retail ying - yang, el cliente en el centro

No importa cómo el cliente se conecta con el retailer. Lo importante es que se conecte. Ya no vale solo con el espacio, la tienda física. Hay que estar multiconectados,  en todos los canales en los que el quiera y pueda actuar con la marca o enseña. Un cliente que, además, impone otras  reglas. Frente al clásico "o blanco, o negro" exige blanco y negro, juntos, complementarios. No hay blanco sin negro, amanecer sin noche, luz sin previa oscuridad, calma sin tempestad. 


Filosofía oriental contraria hasta hoy al pensamiento occidental, el nuestro,  donde los opuestos se contraponen sin relación entre ellos. El sentir oriental,  el Ying-Yang, no concibe opuestos sino como el equilibrio entre el uno y el otro. En la dualidad está el equilibrio.

Energías que se complementan que aplicadas al mundo del  retail deben hacernos reflexionar. No son válidos ya los sistemas clásicos. No sirve la tienda físíca a la que acompaña la versión online, entendida como una prolongación web del negocio tradicional, sin más estrategia que el manejo y puesta en escena de una bonita y amigable página. No sirve tampoco complementar el negocio online puro con un espacio físico como complemento, simple escaparate sin estrategia, convertido al final en puro almacén donde nadie acude. 

La filosofía ying-yang se impone en retail. Blanco y negro, agua y fuego, luna y sol.  Nada existe en estado puro. La tecnología aplicada a la movilidad ha puesto en manos del consumidor la capacidad de elección sobre múltiples canales de acceso a la satisfacción de sus demandas. Ninguno en estado puro, único. Todos y cada uno dependen del resto. Su categorización, puntual, solo se produce por conveniencia.

Los canales y métodos de acceso a las necesidades, o a los deseos, de la demanda, son múltiples. Páginas web, redes sociales, aplicaciones móviles, con geolocalización o ecuponing, códigos QR, multipantallas domésticas- PCs, Tv, tablets, smartphones- deben ser considerados por los gestores de la estrategia retail de forma homogénea, con una respuesta también homogénea dentro de la tienda física. Desde tablets, multipantallas o kioscos virtuales a sistemas de reactivación de cupones o de pago sin POS, incluyendo el ecommerce o la interactuación con la marca en redes sociales, realizado desde fuera o en el propio punto de venta físico.


Fuente : Pave the Way to Success with Omni-Channel Retailing de i95.dev.com
La estrategia a seguir no es la suma de cada una de las posibilidades de conexión cliente-enseña, tomadas de forma individual. Más allá del multichannel, se trata del Omnichannel. (Pave the Way to Success with Omni-Channel Retailing de i95.dev.com)  Una palabra apenas pronunciada, que inundaría el ambiente durante los cuatro días de celebración, feria y conferencias, en el recién celebrado Retail's Big Show La mayor cumbre mundial anual del comercio que reunía en la ciudad de Nueva York el pasado mes de enero nada menos que a 27.000 profesionales del retail -sea área comercial, marketing, expansión o tecnologías- para escuchar, intercambiar ideas, debatir y conocer las soluciones tecnológicas mostradas por medio centenar de proveedores de servicios. 

Omnichannel, concepto del que Ignacio Ochoa ,  Head Retail de Google España nos da algunas pautas. Su verdadero significado. Incorporar todos y cada uno de los canales en los que el cliente puede y quiere actuar con el retailer en una experiencia de compra única. Es el gran desafío del retail, con el del marketing, frente al cliente. Un cliente multicanal, yo diría casi policanal, multitarea y multitasking, situado en el centro del negocio, con herramientas tecnológicas que le permiten actuar e interactuar en todos los canales desde diversas pantallas de forma simultánea. 

Los retailers, conocen el dato. Sin embargo pocos son los que han trazado una auténtica estrategia de canales cruzados. ¿Por qué el sector se muestra reticente a poner en práctica estrategias multicanal cuando el canal móvil resulta privilegiado en la relación con el cliente, tanto en el mundo digital como en el físico? Preguntas al aire a las que da respuesta un estudio de Adetem y Accenture entre directores de marketing de grupos de distribución, eCommerce y tecnologías. ¿Cuáles son los obstáculos?¿Cuáles son los frenos y cuál la meta ? Cinco identifica Accenture.

1. Dictadura del canal dominante. La cultura de empresa tiende a proteger los canales históricos frente a los nuevos canales digitales. Es necesario identificar las ventajas de cada canal para la experiencia del cliente. Para ello hace falta un cambio en la cultura corporativa situando a este, el cliente y su satisfacción, en el corazón de la empresa. Un porceso que debe iniciarse desde la cúpula, de arriba abajo. 

2. Dificultad de conseguir una organización nueva óptima. Varios canales, varias respuestas con funciones a sincronizar. Hay que buscar una figura que logre infundir el pensamiento digital.

3. Gestión inadecuada de los recursos humanos. No caer en el error en establecer sistemas de compensación según el canal que impidan ver los beneficios de varios canales. Sin olvidar la formación, esencial para conocer pero también para inculcar una cultura de empresa digital. 

4. Suplir las nuevas necesidades con herramientas simples, parciales, elegidas por los directores de tecnología y no por los responsables de marketing. Hay que buscar la implementación de herramientas integradas y flexibles. 

5. Procesos rígidos que evolucionan de forma más lenta que la propia tecnología. Los procesos, flexibles, deben estar centrados en el cliente.

Cada uno de estos cinco puntos - cultura de empresa, organización nueva, gestión de recursos humanos, poder del área de tecnología frente a la de marketing y procesos rígidos - merecen capítulo aparte Por aquí los traeremos. Como traéremos parte de lo visto y oido en Retail's Big Show, una auténtica explosión de Innovación tecnológica y nueva era para el retail.  De momento, apunten el término, Omnichannel, vamos a oir a hablar mucho de él. Todos los directores de Marketing lo han incorporado ya a su lenguaje. Traducido en contar con una visión única del cliente a través de múltiples puntos de contacto interrelacionados gracias a la movilidad, la estrella.

Y quédense con un mensaje. Los canales cruzados, con tecnología avanzada, de la que tanto se habla en su papel deshumanizador, pueden devolver la verdadera humanización al oficio, la auténtica relación con el cliente.  Una relación ying-yang, múltiple y equilibrada que de paso al Omnicomercio,  verdadera esencia de la pasión Retail.

Creánlo. Llega un retorno al oficio, con el cliente y su experiencia de compra en el centro del negocio. Lugar de dónde nunca debió salir.


Manuel Parra. Ying-Yang. 
Salón de la Société Nationale des Beaux Arts (SNBA) París, 2010